El ser humano

El ser humano evoluciona como ser vivo, igual que otros seres del mundo animal del planeta; evoluciona en su relación con otros seres vivos de forma que ha pasado de ser uno más en la cadena trófica a ser la especie dominante amenazando la vida en el planeta. Evoluciona en su estructura social, de grupos pequeños y homogéneos, con liderazgos basados en la tradición, a estructuras jerárquicas como el estado, naciones, imperios o bloques interestatales basados en una jerarquía.

Tiene poder para actuar individualmente decidiendo su comportamiento que fluye de tres fuentes: Deseo, Emoción y Conocimiento. El ser humano es racional, social y emocional.

Actuamos cada cual, dependiendo de la sociedad en la que vivimos y según los valores, presentes en ella, que adoptamos como propios para definir nuestra identidad personal.

La identidad y el conocimiento personal de los elementos culturales de su época definen el sesgo del pensamiento, individualmente definido, que activa nuestras acciones.

El ser humano no es homogéneo sino relativo según la posición personal que adopta en la relación con las combinaciones que estas características producen en el conjunto de la sociedad.

Como ser social el ser humano no es solo ‘yo’ sino también ‘nosotr@s’, de forma que ser social e individual se complementan.

El comportamiento humano, por ser de su propia naturaleza, es determinante y previo a las consecuencia derivadas de la organización social, pero mantiene con ellas un equilibrio constante, distinto en cada persona. Inconscientemente recalculamos nuestra posición social haciendo que la esencia de nuestro ser sea de humanos relativos.

Este constante reequilibrio no se puede obviar en la construcción del bien común ni aplastar forzando la igualación. La igualdad de derechos, que debe proteger la ley para cada persona, no presupone la igualación para tod@s, y en caso de producirse se traduce en un atentado a la libertad e identidad propia que puede llevar al totalitarismo.

El ser humano para poder ejecutar su plan social, su realización como persona, y como integrante dentro de la sociedad, interacciona con otros para realizar su identidad y resolver los problemas que afronta el conjunto de la sociedad.

Definimos siempre una política, un plan a trazar con otr@s, para conseguir de la sociedad esos cambios que permiten nuestro desarrollo tanto personal como social. Somos políticos por ser seres sociales distintos, con capacidad propia, y por ello percibimos en la libertad de la sociedad la nuestra propia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba